Hay negrura total en este tunel. Lentamente, el barco me llevó en el agua. Escuché el susurro de los remos. Mis brazos pesan como ramas de un árbol muerto. Era como una garganta. La cueva estaba ubicada al borde del lago.

La noche se caía detras de mi. Los mosquitos se habrían marchado antes de que llegué. Por esa razón, me allegré.

Ese lugar se llama la catedral. Estaba tratandole imaginar las estrellas sobre el techo alto. Por desgracia el imagen se le escapada.

No estaba allí por mi cuenta pero por las víctimas del acontecimiento de anoche. Ahogando horrible.

La marea puede subir de prisa. La entrada estaría bloqueada. Mi vida hubiera sido terminado.

La Cueva

JLegare


Amateur writer, pianist, denizen of Houston and part-time GLBT activist


Post navigation